16.1 C
Talavera de la Reina
lunes, abril 19, 2021

Siempre nos tocará recoger los frutos del suelo

Los ciudadanos no tenemos porqué manifestarnos periódicamente para recordar a nuestros gobernantes cuales son nuestras necesidades, o cuáles son sus responsabilidades, les hemos elegido para que velen por nuestros intereses, para que corrijan las desigualdades sociales, y para que a Talavera de una vez por todas se la equipare con el resto de capitales de esta región, recuperando nuestros históricos sectores productivos, lo que nos queda de patrimonio, poniéndolo en valor junto a nuestra cerámica, cultura, tradiciones, costumbres, valores, y en definitiva, nuestra idiosincrasia. 

Las manifestaciones ciudadanas que se han venido convocando desde el año 2017, han sido el resultado de canalizar democráticamente una tormenta perfecta que desde hace más de 25 años castiga las “Tierras de Talavera”, y cuyas movilizaciones coincidieron con el punto álgido de datos negativos en todos los ámbitos, lo que supuso el renacer de un movimiento social autóctono surgido en los 80, denominado  “NOSOTROS TALAVERA”, y que a fecha de hoy contra todo pronóstico sigue funcionado de una manera irreductible e incorregible en forma de asociaciones como SOS TALAVERA y COMARCA, LA MESA POR LA RECUPERACIÓN y otros colectivos ciudadanos, que siguen con su “rum rum” y con su soniquete hacia a las distintas autoridades competentes.

Dice la Carta Magna que la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado, y es eso lo que nuestra ciudanía viene reivindicando una y otra vez de forma cívica, pacífica y ejemplar en nuestras calles, pero también desde los despachos. Y una cosa sí podemos ir afirmando, que las inversiones prometidas están resultando ser lentas, famélicas e irrisorias y nuestra situación excepcional precisa de mayor implicación por parte de todas las administraciones intervinientes. Cada día que pasa sin la necesaria “Discriminación Positiva” en inversiones, tenemos más paro, y lo que es peor, corremos el riesgo de perder a una familia más en nuestras queridas tierras, el fantasma de la despoblación pasea por nuestras tierras.

Pero hay varias cosas que podrían preocupar seriamente a la clase política en general, y es que el ciudadano despierte de un sueño políticamente inducido, para discernir sobre cuáles son las causas de los problemas que le acucian, pero con la capacidad de autocrítica, independencia y libertad suficientes como para discriminar sobre quienes han sido los responsables de sus males, aunque esto supusiera reconocer que han sido los de su mismo color de ropa interior. Y si a mayores en el uso y disfrute de sus derechos individuales y colectivos, sin intoxicaciones externas, se organizasen para ejercer cualquier tipo de acción o manifestación pública de protesta, les descuadra sobremanera, eso sí, el ciudadano debería de contar con una premisa, o con la máxima de no dejarse intoxicar con una herramienta recurrente, que utilizan con mucha frecuencia, y de manera magistral para dividir al que consideran su “ganao” de votantes, y es el llevarlo todo al terreno ideológico, ahí es donde siempre encuentran eco en una sociedad de “intensos latidos”, y de mucha visceralidad arcaica, ellos lo saben, y lo utilizan de manera magistral.

En todo caso, no nos gustaría estar en el pellejo de los políticos locales, ya que la herencia recibida de los últimos 25 años es como la hiel, les han encargado encajar los envites de los ciudadanos revoltosos, que no violentos como pasa en otras latitudes. Se les está exigiendo el máximo nivel de implicación, trabajo y compromiso para combatir nuestra tormenta perfecta, para ver si son capaces de alejarla en el menor tiempo posible. Y aunque se viene observando cierta predisposición, aciertos, y algunos avances, la actitud depredadora de la Capital Imperial, las insaciables localidades limítrofes a Madrid, el resto de capitales de provincia están resultado ser devastadoras para las necesarias inversiones que precisa las “Tierras de Talavera”, por lo que, sin la implicación de la Diputación, de la Junta, del Estado y de los fondos europeos, nuestra recuperación socioeconómica se dilatará por los tiempos de los tiempos, amen.

Entenderá todo el mundo que, ante este nada halagüeño escenario, no será necesario recordarles que seguimos vivos sin ayudas de nadie, y eso es bueno, existe la esperanza de estamos sobreviviendo solos, por lo que en el momento que tengamos uno poco de oxígeno subiremos como la espuma, que nadie le quepa la menor duda, somo lo mas grande de esta región. No obstante habrá que ir echando carbón a las calderas ante próximas acciones, o movilizaciones que se pudiesen convocar dado que son muchas las demandas pendientes, entre las que se encuentran el soterramiento de la LAV a su paso por Talavera, la electrificación del tren convencional, la resolución a la problemática de la no inclusión de Talavera en el E-2 de Madrid, la Sanidad que nos deben, la necesaria recuperación y puesta en valor del patrimonio que nos queda, el fin del transvase Tajo-Segura, etc…etc…

La experiencia nos dice que mientras que a otros los frutos maduros le caen del cielo, a nosotros siempre nos tocará recogerlos del suelo, y a besa base de mucho, pero que mucho esfuerzo. Seguimos…  

- Advertisement -spot_img
spot_img
- Advertisement -spot_img

Ultimas noticias

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad