8 C
Talavera de la Reina
martes, noviembre 29, 2022
DBarrioDBarrio

Cuesta de enero

Llevamos meses difíciles, complejos, alienados completamente de la tan ansiada y necesaria «normalidad». Incluso, recordamos con nostalgia la reincidente cuesta de enero de cada año. Cuesta que asociábamos a la resaca navideña, la falta de manos suficientes para llevar las bolsas de compra de las rebajas y el agujero en el bolsillo con el consumismo desaforado -con excepciones, claro-.

Ahora esa cuesta también existe, pero en términos mucho más perversos. Porque a las fiestas navideñas le ha seguido el aumento en el número de contagios hasta cifras insostenibles, la dificultad para salir a darnos un capricho comprándonos un «pingo» y el agujero del bolsillo más grande que nunca -pero no el de los consumidores, como acostumbra- sino el de aquellos sectores que gracias a nuestro consumo podían continuar subiendo el cierre cada día y pagar debidamente las facturas.

Sin género de duda, la cuesta de enero más dura, en el más amplio sentido de la expresión.

Artículo anterior
Artículo siguiente

GALERIA LOCALES NOCTURNOS

- Advertisement -spot_img
spot_img
spot_img

OTRAS HISTORIAS

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad